Consideraciones acerca del artículo 20 CE

Y ya sabemos lo que dice el 20 no? :

1. Se reconocen y protegen los derechos:

  1. A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

  2. A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

  3. A la libertad de cátedra.

  4. A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La Ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

3. La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

5. Solo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

No vamos a hacer un análisis de todo lo que puede dar de si este precepto y sus correspondientes, sólo vamos a tratar dos cuestiones, una ¿prima el derecho a la libertad de expresión frente a los llamados derechos de autor? y una segunda cuestión que me pareció interesante ¿se pueden proteger las páginas de enlaces a través del 20? y vamos a hacer un análisis en dos tandas, primero nos acercaremos a ambos asuntos ligeramente, y luego volveremos a la carga...

1. Respecto a la primera cuestión, ¿prima el derecho a la libertad de expresión frente a los llamados derechos de autor?

Incluso con un análisis superficial de la constitución tenemos que:

El derecho a la libertad de expresión se encuentra en el artículo 20, justamente en "la zona blindada" de la constitución, es decir, esa zona a la que la contstitución le reconoce una especial protección (la del 53.2) y si nos ponemos a buscar esos llamados derechos de autor....

Simplemente no los encontramos en ningún artículo, ni protección especial ni de ninguna clase, dicho esto tenemos que en el mísmo artículo 201.b se reconoce el derecho "a la producción y creación literaria, artística, científica y técnica." aunque algunos SGAEistas hayan pretendido incluír los derechos de autor en este precepto, lo cierto es que lo único admisible sería entender protegidos por este precepto los llamados Derechos Morales, (es decir, el derecho al nombre, el derecho a la integridad de la obra...) nunca los derechos de carácter patrimonial derivados de la propiedad intelectual, esto no tendría sentido alguno ya que el derecho a la propiedad se encuentra en el artículo 33, es decir fuera de la zona blindada, no habría razón alguna para otorgarle mayor protección a los derechos de propiedad intelectual que a la propiedad; y aqui es donde nos remitimos para proteger los derechos de tipo económico derivados de la propiedad intelectual; por tanto sólo se incluyen en el 20 los derechos morales, pero que quede claro, se amparan sólo como un medio, como una forma de ejercicio del derecho a comunicar libremente pensamientos o ideas, realmente no añade nada nuevo al apartado a) sólamente recalca lo que este ya dice, la constitución nos dice; reconozco el derecho a comuniar pensamientos e ideas indemendientemente de cual sea la forma en que esta comunicación se produzca, por tanto, protejo también a los poetas y escritores, a los pintores y a los científicos cuando se expresen con su arte o ciencia; por tanto nos dice protejo la difusión de todo hecho expresivo, esto es lo único que realmente dice; por tanto copypastear un texto o compartir una película, sin atribuírse la autoría, no vulnera ningún apartado del artículo 20, (quizás, podríamos decir, todo lo contrario, porque redifunde un hecho expresivo) otra cosa es que vulnere otras normas de caracter ifraconstitucional. La atribución de la autoría de una obra ajena es muy probable que si vulnere este derecho del artículo 20.1b) y es lógico que esto sea así, porque los derechos morales si que se encuentran protegidos por el 20, como ya hemos dicho. Los derechos económicos se protegen conforme al derecho a la propiedad del articulo 33, es decir, con una protección menor que los morales y siempre en atención a la función social que delimitará su contenido.

Por otro lado, es evidente que todo derecho tiene sus límites, y cuando estos límites se sobrepasan el estado puede tomar medidas. Estas medidas, en lo que afectan al 20, son las siguientes; el derecho de rectificación, el secuestro de las publicaciones y... ya está!; el código penal permitirá sólo en caso excepcionales cerrar una empresa que esté siendo utilizada para cometer delitos graves (art 129 CP), lo cual, según algunos autores, permitiría cerrar medios de comunicación; pero en mi opinión esta interpretación no es tan clara, precisamente porque, como acabamos de ver el 20 no hace alusión alguna a "cerrar" el medio, sinó sólo al "secuestro de las comuicaciones" Es decir, en nuestra opinión es ya de por si dudosa la posibilidad de cerrar medios de comunicación aún con intervención judicial y aun mediando causa por delito (salvo en delitos de terrorismo en los que sí se han dado cierres pero no sin debate pues ni siquiera el 55.2 permite la suspensión de estos derechos para el caso de delitos terroristas, el único supuesto en que se admite será en el artículo 53.1 en casos de estado de excepción), simplemente porque el artículo 20 de la constitución prevee una serie de medidas limitadoras de los derechos allí reconocidos y no prevee la medida de cierre de un medio de comunicación, como si prevee la entrada y registro en el 18 o la intervención de las comunicaciones; habida cuenta de que todo derecho fundamental ha de interpretarse extensivamente mientras que las limitaciones a los mismos han de interpretarse restrictivamente entendemos que nuestra opinión está perfectamente fundamentada. Además acabamos de leer que una opinión similar fue expresada por Gimbernat Ordeig respecto el caso Egin, lo cual confirma nuestra posición;señalamos uno de los argumentos de este insigne jurista:

Ello es así, en primer lugar, porque cuando se redacta el art. 20 CE se está teniendo en cuenta la regulación jurídica en aquel momento vigente y que, de acuerdo con los arts. 64.2 y 69.1.a.3º de la Ley de Prensa e Imprenta de 1966, permitía a la Administración tanto el secuestro de publicaciones como la clausura de periódicos. Para poner fin a esa situación incompatible con un Estado de Derecho el art. 20 CE garantiza, como derechos fundamentales, la libertad de expresión y de información, «que tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia», (...) Porque el secuestro cautelar de publicaciones en virtud de resolución judicial es una limitación a los derechos reconocidos en el art. 20, de ahí que la CE haya tenido que hacer referencia expresa a aquél, y de ahí también que, al no mencionarse la clausura de publicaciones, haya que concluir, a contrario, que esa medida ha quedado expulsada, constitucionalmente, del ordenamiento jurídico español, ya que si lo menos grave (el secuestro) ha exigido una regulación constitucional expresa con mayor motivo hubiera necesitado una previsión del mismo rango lo más grave (la clausura de publicaciones).

Nótese que estamos hablando de hechos que si bien son delictivos son delitos de expresión, y que por tanto serian susceptibles de estar incluídos en el ámbito de protección del artículo 20, es decir estamos hablando de la apología, injurias y calumnias, que ahora bien evidentemente tienen sus límites en el propio artículo que comentamos, pero ¿debe cerrarse un medio de comunicación porque haya emitido una noticia no contrastada por tanto falaz y que además se de el caso de que es calumniosa? Entendemos que dicha medida sería totalmente desproporcionada y no la permite la constitución, porque mientras ese medio sigua sirviendo para la libre expresión de ideas y opiniones, lo que procede es la rectificación, y en su caso la responsabilidad penal de los autores, todo esto está por tanto relacionado con el principio de irresponsabilidad penal de las personas jurídicas. Otra cosa podría suceder si el medio de comunicación se utilizara para comenter hechos delictivos distintos de la apología y por tanto más graves; por ejemplo si un medio de comunicación difundiera material pornográfico donde se ha utilizado la imagen de menores o incapaces (lo cual es tecnicamente posible, sobre todo si hablamos de internet) pues en este caso dicha conducta es muy grave, y en ningún caso dichas conductas pueden ampararse en las libertades de expresión o información, y ello principalmente porque la constitución si que prevee este asunto al establecer como limitaciones de los derechos aqui tratados las siguientes;

4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las Leyes que lo desarrollan y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

por tanto estaría justificado el cierre de dicho medio; siempre, claro, con intervención judicial; si esta fuera la finalidad principal o única del mismo; aún así luego debemos matizar esto, conforme nuestra argumentación anterior. Por tanto tenemos que para cerrar un medio de comunicación es necesario la intervención judicial y sólo en casos verdaderamente excepcionales que aún no hemos comentado, aunque hemos salvado como posible hipótesis de trabajo.

Ahora bien, una página web no es propiamente un medio de comunicación. Pero si tenemos en cuenta que el tribunal constitucional ha recalcado en el caso Medios de Comunicación Social del Estado I que incluso en la más específica libertad a la información los profesionales de la información no tienen privilegio alguno respecto a los ciudadanos en el ejercicio de este derecho; entendemos que las mismas cautelas que son aplicables a los medios de comunicación también deben serlo a las páginas webs y blogs dado que son instrumentos de expresión de opiniones, ideas, pensamientos e informaciones. Solo que en estos casos, la finalidad del medio puede estar mucho más predefinida, y podemos encontrarnos en que un blog sólo sirve para cometer delitos de injurias etc... Ahora bien, cerrado el blog, ¿impedimos al blogger volver a abrir otro? Esto sería típico de un estado dictatorial, no se puede impedir a nadie el ejercicio de la libertad de expresión ni aún cuando esta persona tega por costumbre andar insultando a los demas, el derecho penal trabaja tras la lesión, no de forma preventiva. ¿Qué sentido tiene entonces tomar una medida tan gravosa como cerrar un medio, un blog, si no podemos ni debemos, privar a los autores a que inicien de nuevo su actividad?

Por todo lo dicho entendemos, otra vez, que cerrar un medio, o un blog, o una página web es una medida que únicamente, y aún con intervención judicial, otra cosa sería imposible, puede tomarse en supuestos excepcionales, vamos a apuntar una teoría nuestra de los casos en los que esta sería admisible:

  1. La medida del cierre sólo puede valorarse si el medio de comunicación sirve como instrumento para cometer hechos delictivos, pero
  2. No puede acordarse si existe una medida menos lesiva que permita evitar o limitar la comisión de futuros hechos delictivos.
  3. No debe tomarse la medida de ciere si con ello no se impide la comisión de tales hechos.
  4. No debería tomarse la medida si con ello se limitan los derechos legítimos de otras personas que no han cometido delito alguno, o incluso derechos del delincuente que sean objeto de legítima protección y cuya única salvaguardia radica en el mantenimiento del medio.

Dicho lo cual causa bastante sorpresa que se pueda el gobierno permitir un proyecto de ley con semejante barbaridad, aún teniendo constitucionalistas de prestigio entre sus filas, como el propio Caamaño, que más o menos, pues hace ya bastante tiempo, fue quien me enseño a llegar a estas conclusiones.

¿Prima el derecho a la libertad de expresión frente a los llamados derechos de autor? Evidentemente si, salvo, en lo que hemos dicho respecto de los derechos morales, que por otro lado no lidian con la libertad de expresión sino que forman parte de este derecho ¿Se puede cerrar un medio de comunicación, pagina web o cualquier otro medio de difusión de hechos expresivos sin intervención judicial? Clarísimamente no, y repetimos la pregunta: ¿Se puede cerrar un medio de comunicación, pagina web o cualquier otro medio de difusión de hechos expresivos aún con intervención judicial? Aún con intervención judicial de forma muy limitada y en atención a las cautelas antes expuestas.

Dejamos para otro día la resolución a la siguiente pregunta ¿Pueden considerarse las webs de enlaces dentro del ámbito de la libertad de expresión?

|

Comentarios

Magnifico analisis. Lo unico con lo que no acabo de concordar es con el tema de que la web no es un medio de comunicacion, lo cual se lleva analizando poco tiempo ( aunque la mayor parte de la "doctrina" tiende a considerar que los Blogs son un tertium gens)

Ademas, al estar en constante movimiento y con la crisis actual, lo que esta desapareciendo son las publicaciones en otros formatos! :)

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar